Los del Suquía / El cordobazo del canto

Etiquetas:

Reacciones: 

La infancia era robar mandarinas en las quintas de Altamira, hondear en el Camino a Sesenta Cuadras; diagramar batallas campales entre barras por donde las barrancas, andar ... pero volver siempre al río. Que para nosotros no resultaba pretensioso llamarlo así y hasta soñar, alguna vez, con utópicas futuras aventuras de navegación por su cauce ilusorio.
Mientras crecíamos, nos dedicábamos a ocupaciones menos útiles: entender que el mundo es más ancho de lo que suponíamos, entre los adobes de la escuela Santiago Derqui, por ejemplo; y luego conocer el misterio del latín en el Monserrat, como no.
De este modo, cansino como el río, que para que se entienda su importancia llamamos "Primero", aprehendimos las dos tonadas cordobesas: la exterior, la que alarga, las vocales. y la interior, la de una manera de vivir y sentir.
La segunda tiene que ver con el cordobazo: desde siempre Córdoba fue teatro de broncas varias, huelgas, revoluciones, revueltas, chirinadas. Esa parece ser una característica distintiva de la ciudad mediterránea que, sin embargo, no tiene reflejo en su música. Nuestras melodías son tristonas por momento, muy sentimentales siempre, y graciosas, pícaras. Como las salidas de los lustrabotas, o como los hallazgos humorísticos de la popular en el Córdoba Sport, en noche de peleas de aficionados. Córdoba musical es esa del valcesito, la del patio criollo, dOnde la guitarra y la mandolina y ese bandoneón que siempre nos sonará a Ciriaquito, estiraban la tarde en charla mansa y vinos sabrosos, laboriosamente pisados por los gringos de Colonia Caroya.
Córdoba en fin, de la zambita ceremoniosa, del mis-mis, de la chacarera del norte -pagos donde por algo se aquerenció Atahualpa-. Córdoba de don Cristino Tapia, de Cirilo Allende, de Azor Grimaut, de los Ortiz, de Cabeza Colorada, de Castro Torres y los poetas populares: el Néstor César Miguens que ganamos y el Juan Carlos Mesa que perdimos, deslumbrado por las luces del centro. Córdoba de Bischof, el gordo Armando Freyre, los Di Fulvio, el pelado Alejandro Pastor, Cornejo, el jujeño Sandoval, el Chango Rodríguez, Villalba, la primera plana lírica de su estirpe que los chicos continúan: Sbezzi, el mono Monges, el negro Miguel Angel Gutiérrez, Montachini. Pero, ¿quién es el atrevido que pretende descubrir Córdoba del canto en un puñado de nombres?
El patio musical cordobés termina en el río. Ese "Primero", que antes fue Suquía. Aquí está su sabor, el de la infancia y la madurez.

MARCELO SIMON

********************************************************



01. CORDOBA DE ANTAÑO - (vals - Ricardo Arrieta)
02. OLVIDATE - (taquirari - Jofre)
03. CIUDAD DOCTORAL - (zamba - Marcelo Quintero)
04. LUCESITA - (marea - Chango Rodríguez)
05. VIVA CORDOBA - (cueca - Oscar Valles)
06. CUANDO TU NO ESTAS CONMIGO - (canción - Chito Galindo)
07. REGRESAS A MI - (canción - Walter Galindez, Alberto Sbezzi)
08, FIESTA DE CARNAVAL - (carnavalito - Marcelo Quintero)
09. CORDOBA NORTE - (chacarera - Atahualpa Yupanqui)
10. DE MI MADRE - (zamba - Chango Rodríguez)
11. ASOMA SU CARITA - (taquirari -Oscar Salazar Martínez, Juan Garcia)
12. CUANDO NO ME QUIERAS - (vals - Carlos Selva Andrade, José María de Hoyos)


********************************************

Comments (0)

Publicar un comentario

Subir

Subir
Volver arriba