Los Hermanos Abrodos

Etiquetas:

Reacciones: 

De los conjuntos cultores de nuestra música nativa, podemos destacar, sin lugar a dudas, al que motiva el comentario, que desde hace años conocemos como el de "LOS HERMANOS ABRODOS". Con el lucimiento de un repertorio selecto, estos jóvenes intérpretes permiten la evocación de nuestra época colonial, cuando se hermanaba el criollo con los primeros inmigrantes, que llegaron a nuestras playas como conquistadores de un siglo. Aquí buscaron ambientarse junto al nativo, bien sea para la riqueza soñada, como para conocer las modalidades a las que debían adaptarse. Nuestra música florecía en los labios del juglar y del musiquero en las ruedas junto al fogón, donde al lado de la china, la mujer extranjera -conservando un resto de prejuicio, como la castellana de la Edad Media- no se dejaba ver, o como aquella de Oriente, o como todas las muchachas que llegaron de todos los caminos. Quizás en esas ruedas, miraron con natural curiosidad al trovero, que sintiendo aligerarse su carga sentimental, buscaba acercarlas en un ansia insatisfecha de amor, al decirles en la copla, al compás de la guitarra:

De qué tierra han venido
tus ojos negros
que brillan encendidos
como el lucero.

Al compás de esa música nació el amor. La música de las serenatas en las ventanas gauchas. Es la misma música que se baila en todos los ambientes, desde que se fue poblando la Gran Aldea, afirmándose una personalidad de independencia, cambiando costumbres en ambientes más evolucionados. Con los años, superado el prejuicio colonial, nuestra juventud vehemente supo dar salida a su ahogado anhelo de patria y cantó en sus cielitos, en sus estilos, en sus tonadas, sus ansias de libertad contra los elementos coligados. Desde ese mismo instante de la exaltada epopeya, toda la tierra criolla se hizo canto y danza, paz y trabajo, y tras la siesta virreinal de los abuelos, surgieron los melodistas y los poetas, que nos dejaron la herencia indivisa, para que continúen los cultores de esa argentinidad, sin apartarse de la huella. De esa pléyade son

LOS HERMANOS ABRODOS
Como síntesis biográfica, diremos que estos muchachos son de la Provincia de Buenos Aires, de Zárate, la hermosa localidad situada en las orillas del Paraná. Su conjunto integrado con piano y arpa, bombo y guitarras, se destaca por la justeza de sus interpretaciones, en el que lucen las voces de Manuel, José y Roberto Abrodos. Como autores han difundido sus nombres al darnos páginas como ZAMBA DEL AMOR EN GUERRA, el vals FELIZ CUMPLEAÑOS MAMA, y una última novedad que integra este LD: el vals titulado HERMANA.
A lo largo de los años podemos recordar que nuestros artistas comenzaron en grandes espectáculos teatrales, donde la música campera ocupaba los primeros planos. A ello puede sumarse sus intervenciones en los mejores espacios de la radiotelefonía, como los que cumplieron en Radio Belgrano desde 1936 a 1942 y desde este año a 1958, en L.R.1 Radio El Mundo. Alternan su permanente labor en Centros Nativos, confiterías, Peñas folklóricas, donde son ampliamente conocidos. El éxito de estas presentaciones hacen posible los contratos que desde hace años renuevan con nuestro sello, donde han registrado ya más de 100 grabaciones de obras de rápida difusión. A este respecto debemos destacar un inspirado tema que les pertenece y se titula, CIELITO DEL PORTEÑO, con una original coreografía que ellos mismos presentan en público, con gran éxito.

DMO -55474 - UN ALTO EN LA HUELLA

Encontramos en la faz A una zamba que, precisamente, lleva el título arriba mencionado, para continuar con un alegre gato, EL BARCINO; luego la cueca de marcado ritmo, CUECA DEL RELOJ, la popular ZAMBA DE LA CANDELARIA, seguida de una chacarera titulada ENTRE COPLA Y COPLA, para cerrar esta faz con el último suceso del conjunto, cantado por su autor, Roberto Abrodos, el vals: HERMANA.
En la faz B hemos logrado reunir una selección de piezas bailables de moda en el ambiente nativo: LA GAVOTA DE BUENOS AIRES, LA MAÑANITA, Danza, LUCERITO DEL VALLE, Zamba, luego el Gato EL ZARATEÑO, cerrando con la famosa danza EL ECUADOR y AY, LORENCITA, tan solicitada en las peñas folklóricas.
Hemos presentado así, a grandes rasgos, al conjunto de tan larga trayectoria que se ha ganado, con toda justicia, una página en el historial nativista, por sus propios merecimientos.
LOS HERMANOS ABRODOS tienen cumplida su etapa por los caminos de la tradición, y el concepto de que gozan afirma esa popularidad en el premio de los aplausos que los entendidos saben brindar a los triunfadores.
Ellos lo confirman así en este su microsurco: "UN ALTO EN LA HUELLA".

********************************

Los Hermanos Abrodos y su Conjunto
Un alto en la huella

Sello Odeón - DMO-55474




1. Un alto en la huella - Zamba (M. R. Abrodos - E. Majul).
2. El Barcino - Gato (F. J. Bustamante).
3. Cueca del reloj - Cueca (Sergio Villar).
4. Zamba de la Candelaria - Zamba (E. Llamil Falú - J. Dávalos) Canta: Adriana Montiel.
5. Entre copla y copla - Chacarera (M. y J. Abrodos).
6. Hermana - Vals (M. R. Abrodos - E. Majul) Canta: Roberto Abrodos.
7. Gavota de Buenos Aires - Gavota (W. Belloso - J. de los Santos Amores).
8. La Mañanita - Danza (P. Berutti).
9. Lucerito del valle - Zamba (M. Abrodos).
10. El Zarateño - Gato (M. y J. Abrodos).
11. El Ecuador - Danza popular (recop. de A. A. Otharán de Barceló).
12. Ay, Lorencita - Lorencita (W. Belloso - J. de los Santos Amores).


*Aporte de Ernesto Roqué

***************************************

Comment (1)

falta la mejor creacion de los Abrodos.el vals "Feliz cumpleaños mama".
luismberzoni@hotmail.com

Publicar un comentario

Subir

Subir
Volver arriba