Los Calchakis

Etiquetas:

Reacciones: 

Cuando en 1959, en Europa, creé el conjunto, había lógicamente que buscarle un nombre, y ese nombre no tardó en llegar a mi mente; sólo tuve que cerrar los ojos y recordar la primera ve que dejé mi provincia natal -Buenos Aires- para descubrir deslumbrado Catamarca y Salta. Otro viajes siguieron, y el Valle Calchaquí fue marcando mi memoria con paisajes y nombres que en el momento de elegir se resumieron en uno solo: LOS CALCHAKIS.
Muchos argentinos se deben preguntar: ¿por qué “Calchakís” y no “Calchaquíes”? Creo que es necesario explicar las razones. La primera es muy simple: el conjunto se formó en París, y para los franceses es más fácil así. La segunda es de orden polémico: los idiomas precolombinos no dejaron testimonio escrito; por lo tanto la ortografía que se les atribuyó, partiendo del castellano, es arbitraria. Tomemos un ejemplo: la palabra Quena. Muchos etnólogos escriben KENA y también Khena, pues piensan que corresponde mejor al sonido de ese término en los labios de los indígenas del Altiplano. Por lo tanto, es completamente lícita la ortografía adoptada por nosotros, pues Calchakís es una palabra que designa una cultura que existía en nuestro país antes que llegaran los conquistadores.
Los europeos nos pregunta otras cosas: ¿son ustedes indios? A esta última cuestión respondemos invariablemente que en América Latina, para interpretar la música del antiguo imperio incaico no tiene importancia, a nuestro juicio, ser indio, mestizo o criollo; lo importante es respetarla, conocerla y amarla profundamente, y si nosotros no somos indios, somos sudamericanos que pensamos que la música precolombina es la más auténticamente nuestra.
¿Tocamos nosotros exactamente como antes de la conquista? Es imposible, pues los únicos instrumentos conocidos por los indo-americanos antes de la llegada de Pizarro eran las flautas y los tambores, y fueron los españoles los que introdujeron los instrumentes de cuerdas. No es posible imaginar hoy un carnavalito o un bailecito sin los acordes tan característicos del charango, que se convirtió en compañero inseparable de la quena y la caja.
Además, la gama musical que utilizaban nuestros antepasados era solamente de cinco notas sin intervalos de medio tono (gama pentafónica), y con las cuerdas el folklore andino adoptó también la gama europea diatónica. Por lo tanto, aunque la línea melódica tocada por las flautas sea un antiguo tema pentafónico (en este disco hay varios: Cuculi, Vicuñita, Kapullay e Indios guerrilleros), el acompañamiento de la guitarra y del charango es diatónico. En consecuencia, ningún conjunto sudamericano actual toca sin influencias, salvo las bandas de Sikuris en el norte argentino, Perú y Bolivia, o los pastores coyas y aymarás, que -solos en la inmensidad de la puna- hacen sonar en sus quenas antiguas melodías trasmitidas por tradición oral de padre a hijo, prueba irrefutable del valor de esa música que, desafiando los siglos, ha llegado hasta nosotros.
El mundo está lleno de paradojas: muchos jóvenes latinoamericanos miran hacia Europa, se interesan por ritmos, armonías y melodías foráneas, y se olvidan de la música andina, la única cien por ciento americana, al mismo tiempo que políticamente se produce todo lo contrario. Y ¿doble paradoja!, en el mismo momento, los jóvenes europeos se vuelcan a nuestra música apasionadamente, asombrados por su vitalidad, su profundidad y la enorme diversidad de su ritmos y sonidos.

Héctor Miranda
Director de Los Calchakís

*Texto extraído del LP “Los Calchakís - Buscando el alma americana - Flautas, Arpas y Guitarras indígenas - Vol. II”, CBS 19.300

************************************************

“Flautas, arpas y guitarras indígenas
Auténtico Folklore Sudamericano”

CBS - 9.121
Año 1968



1. Antara (Sikuri) (arr. Huayta).
2. Isla Sacá (Arpa) (S.Cortesi).
3. La Bocina (Pinkullo y Tiple) (Ingavélez).
4. La rosa y la espina (Charango) (arr. Huayta).
5. Pago largo (Guitarra) (Abel Fleury).
6. La Huérfana (Quena) (Simeón Roncal).
7. El Cari cari (Guitarra) (arr. R.Maldonado).
8. La tropilla (Arpa) (B.Luna).
9. Perdí mi ruta (Quena) (arr. Huayta).
10. Cuatreando (Cuatro) (arr. G.Castillo).
11. Senka Tankana (Tarka y Charango) (arr. Huayta).
12. Madrecita (Arpa) (D.García).
13. Llamada de pastoreo (Pinkullo) (arr. Huayta).
14. Concierto en la llanura (Arpa) (Torrealba).

Los Calchakís, dirigidos por Héctor Miranda, nos ofrecen con todo su arte, un panorama completo de todos los instrumentos musicales típicos de América del Sur: Quena, Pinkullo, Arpa, Charango, Tarka, Sikus, Tiple, Cuatro, Bombo, Guitarra y Chulichu, que alternan en las bandas de este disco.
Los Calchakís triunfan en Europa difundiendo con enorme éxito el Folklore Sudamericano en su expresión más auténtica.
Este disco fue grabado en Francia por el sello Arión.


*Aporte de Ernesto Roqué.

**********************************

Comments (0)

Publicar un comentario

Subir

Subir
Volver arriba