Los Hermanos Abalos

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Breve historia de Los Hermanos Abalos

EL AÑO 13
Para los santiagueños que -a estar por las habladurías tucumanas- son célebres por su lentitud (en rigor, toda una filosofía de vida feliz se tiende tras esta apariencia,) las noticias que recibían provenientes de la capital de la República en 1913 debieron de resultar escandalosas, signadas por la velocidad.
Ese año se inauguraron en la metrópoli los ferrocarriles subterráneos, los que, entre Plaza de Mayo y Once, corrían a 45 kilómetros por hora. Ese año, preanunciando quizás la muerte de Jorge Newbery, que ocurriría en el 14, la aviación, en distintos alardes -unir Buenos Aires con Mar del Plata, por ejemplo- cobraba tres víctimas. Al mismo tiempo, se iniciaban los trabajos para la construcción de un nuevo puerto y la historia cobraba impulso: aparecía "Crítica" para iniciar un nuevo estilo, dinámico, en periodismo; Petorutti rompía con la pintura tradicional; el senado recibía por primera vez a un legislador socialista. Moría una época: se iban Eduardo Wilde, Lucio V. Mansilla, Gregorio de Laferrére, los nostálgicos; la lectura preferida de los jóvenes era "El hombre mediocre", de José Ingenieros, el revolucionario.
Era, efectivamente, el cambio.
Cambio que en cuanto a la música, entronizando el tango sensual (que poco después merecería una impugnación del mismísimo Pío X en Roma) con Francisco Canaro y Vicente Greco, parecía sepultar para siempre la tradición casi ingenua de los antiguos ritmos, allí, en la ciudad que cada vez recibía mayor cantidad de inmigrantes, al punto de que un censo producía un "empate" entre argentinos y extranjeros que la habitaban.
Sí, los santiagueños debieron escandalizarse... pero siguieron haciendo las cosas a su manera, a su ritmo, y en el hogar que formaban el doctor Napoleón Abalos, santiagueño de padres argentinos y abuelos vascos, y doña María Helvecia Balzaretti, santiagueña de padres y abuelos suizos, hubo novedades durante toda la década. Alegres novedades. Entre 1913 y 1923 nacieron los hijos: Napoleón, Benjamín (Machingo), Adolfo Armando, Roberto Wilson, Víctor Manuel (Vitillo) y Marcelo Raúl (Machaco).
Curiosamente, en tal tiempo de cambios, a ellos les correspondería más tarde llamar la atención a los porteños acerca de las ventajas filosóficas de la "lentitud". Esto es, de la íntima contemplación, del descubrimiento interior.

LA LLEGADA A BUENOS AIRES
Hasta que culminó el trágico año 38, año del suicidio de de Lugones y Alfonsina Storni, los hermanos crecieron en el país de las eses largas, completando sus estudios y aprendiendo, por contacto directo, la enseñanza indeleble del folklore. Crean, cantan y bailan las danzas nativas; son indispensables en toda fiesta en todo patio criollo santiagueño.
Y por fin llegan a Buenos Aires. Ocurrió en el .39, en pleno furor del jazz, cuando un ex violinista de Ana Pavlova y de Isadora Duncan, Eduardo Armani, dirige la orquesta más cotizada entre los porteños.
Somos, en esa época, líderes en Latinoamérica. Aunque la desesperación lleve también al suicidio al tribuno De La Torre, aunque el mundo en guerra cree un panorama confuso. Afirmando líricamente ese liderazgo, los Abalos traen consigo una Amerindia inédita, escondida en nuestras fronteras, prieta en las vidalas, las chacareras, la tonada santiagueña.
Machingo, Adolfo, Roberto, Vitillo y Machaco miran la ciudad con ojos asombrados, claro, pero sin miedo, sin actitud estupefacta. (Años más tarde, en New York, tampoco se preocuparían demasiado por el gigantismo de tal "hormiguero pateado"; simplemente, le dedica rían una chacarera en la que con humor y fraternidad, sugerirían que aquello y esto -New York y Buenos Aires- es, casas más, casas menos, igualito a su Santiago.
En los tiempos en que fallece Pío XI, y el cardenal Pacelli es designado corno su sucesor, los Abalos se integran con facilidad al culto a la velocidad que hacen los porteños, pero ni se entregan ni lo veneran; junto a la tonada que no les abandonará jamás, ellos traen la religiosidad de la siesta, los hondos retumbos de los bombos legüeros en el corazón, las músicas de las telesiadas. Y eso vale.
Florencio Escardó, un médico que por entonces estaba asomándose a la literatura, los divierte cuando escribe: "El porteño es un ser tan preocupado por buscar la alegría, que ha hecho de esa búsqueda un problema que lo pone triste. Por esta razón, en los sitios de diversión, el porteño tiene un aire científico y preocupado. Esa esperanza, a la vez aguda e indefinible de la diversión, es lo que hace de todo porteño un jugador potencial. Es decir, un profesor de esperanza y de inconsciencia. De ahí que Buenos Aires sea la ciudad del mundo donde hay más rifas, casamientos y audiencias presidenciales".

LOS AÑOS 40
Lo demás se desarrolla por cauces normales, irreversibles.
En 1940 comienza la obra. Ya son, artísticamente, Los Hermanos Abalos. Debutan como grupo vocal, instrumental y de danzas, en la Biblioteca del Consejo de Mujeres.
Después de la ya olvidada aparición de la compañía de su comprovinciano Andrés Chazarreta en el Politeama, allá por el 21, son el primer conjunto del Noroeste Argentino que desarrolla una labor intensa de divulgación cultural, artística y "recreativa" -como decían los locutores de la época- en diversos círculos educacionales, intelectuales y sociales de la Capital.
No pierden tiempo. En 1941 graban su primer disco en "Odeón": una zamba, "Nostalgias santiagueñas", y una chacarera, "Chacarera del sufrido", se registran en la placa y comienzan a transitar por los caminos.
En el 42 crean la primera confitería nocturna y peña de la Capital Federal, una apertura que inauguraría un estilo en el mundo del espectáculo: el "Salón Achalay", en la esquina de Santa Fe y Paraná.
En 1943, año de profundas transformaciones en el país, se anticipan a la toma de Buenos Aires por los provincianos. Por invitación de don Pascual Carcavallo acceden al Teatro Presidente Alvear, diagramando un espectáculo de tres ambientes: Rural, Altiplánico y Urbano. Cada uno con música tradicional relacionada al ámbito; cada uno con vestimenta acorde; cada uno con los instrumentos clásicos de los Abalos: pianos, charangos, guitarras, quenas, bombos y cajas. Por primera vez reciben el comentario periodístico y se abre ante ellos el éxito. Pasan al Teatro Municipal, comienzan a difundirse sus danzas y canciones; "Juntito al Fogón", "Mi Pacha Mama", "Achalay", "Chacarera del Cachi-Mayu", "Chacarera del Misky-Mayu", "Santiago Manta", "El Utulita", "Aunque te escondas". El cine argentino, que se había inaugurado como industria propiamente dicha cuando llegaron por primera vez a la Capital, los compromete para que actúen y compongan la música de "La Guerra Gaucha", en la que popularizan "Carnavalito Quebradeño" y "Canto al Angelito". Siempre en el 43, retornan al Noroeste, ahora como artistas. En Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca, La Rioja, Salta y Jujuy los aclaman. En la gira nacen la zamba "Por la Cuesta del Totoral" y "El pajarito", bailecito.
Un año después, la radio, el gran medio de comunicación, los conquista. El debut se produce en LR1, El Mundo. El corolario: nuevas giras, ahora por todo el país y grabaciones para "RCA Victor".
En el tumultuoso 1945, crean el Primer Estudio integral de Arte Nativo, una contribución contundente a la cultura nacional. Crean la Peña "Achalay", en Santa Fe al 1700, y cruzan el Plata, para presentarse en el Teatro 18 de Julio de Montevideo.
El 46 se anuncia con una chacarera a la que bautizan con el nombre del año, al tiempo que componen otra, "Santiagueño soy", y dos zambas, "Zamba de mi pago" y "Zamba de los yuyos", que se volverían clásicos del cancionero. Vuelven al Uruguay y al Brasil, retornan las giras por el centro, sud y oeste del país. Ya son figuras estelares.
Los acontecimientos se suceden con una rutina que presenta siempre, paradójicamente, novedades luego.
Lo que sigue es una apretada síntesis de esa trayectoria.

1947
Crean la confitería nocturna -siempre en el estilo de la peña- "Achalay Huasi", en Esmeralda y Santa Fe. Allí ven cómo la música folklórica se afianza en la Capital, contra el pronóstico de muchos. La moda, por entonces, es conocer cada novedad del grupo fraternal: "Mi bien", "La Juguetona", "Chacaimanta", "Bailecito quenero", "Bailecito de procesión", "Ya me voy, ya me estoy yendo", "De lejos parece un humo", "Qué bonita vida mía". . .
1950
Sixto Pondal Ríos y Carlos Olivari escriben una obra teatral en la tesitura de la comedia musical, especialmente para Los Hermanos Abalos: "Así se ama en Sudamérica" en base, esencialmente, a los ritmos folklóricos. Pedro Quartucci, Fernando Ochoa, Juan Serrador, Angel Eleta, Sabina Olmos, Benita Puértolas y Tamara Grigorieva son el resto del elenco principal.
1951
lnternacionalizar la difusión de la música y las danzas folklóricas argentinas es la consigna. Los Hermanos Abalos viajan a Estados Unidos. Actúan en "El Chico”, en New Yorl, y realizan también recitales culturales y presentaciones en "Radio City".
1952
Publican su famoso trabajo para músicos, técnicos y teóricos, "Primer álbum para piano", con la teoría del "dos-tres" en la música folklórica, un hito fundamental en su carrera … y en la de muchos folkloristas que contaran luego, por fortuna, con ese estupendo material formativo. Continúan las giras y grabaciones. Nace "Todos los domingos". Se abre un período fecundo en el que, luego de una nueva visita a Estados Unidos difunden y enseñan treinta danzas típicas argentinas entre los integrantes de un grupo de bailarines internacionales. Nace, por cierto, "Casas más, casas menos".
1958
En Mar del Plata crean el célebre “Rancho de los Abalos”, otra apertura fundamental en la noche con folklore. Nace la "Chacarera del Rancho". En la televisión que los contó como artistas desde sus primeras emisiones, se popularizan algunos de sus programas: "El Rancho de los Abalos", "A las 22 con los Abalos", "El mediodía de los Abalos". . .
1966
Se permiten un lujo singular y feliz: dar la vuelta al mundo haciendo música, cantos y danzas de la Argentina. En Perú, México, Canadá, Japón, Tailandia, Pakistán, Arabia, Alemania, Brasil, protagonizan éxitos insólitos. Siguen trabajando con humildad, con talento, con preocupación.
1969
Al cumplir sus primeros treinta años como artistas, Canal 7 los presenta en el "Homenaje a Los Hermanos Abalos" y cumplen, asimismo, un ciclo brillante: "Una copa con los Abalos". Al propio tiempo, reeditan las épocas de "Achalay Huasi", desde su club nocturno, "El pescante". Siguen escribiendo, y así nacen "El Pintao", "La vieja", "Gatito de Tchaikowsky", etcétera.
1971
Luego de haber colaborado, en el 70, en un espectáculo que los llena de alegría, las "Trincheras santiagueñas", actúan en España y en Italia, en el Teatro María Guerrero y en el Instituto ltalo Americano, respectivamente. Además lo hacen en radio y televisión.
1972
Retorno al corazón de Latinoamérica en una gira de gran repercusión. En Colombia debieron prolongar su temporada a 40 días, y en México, 15 jornadas.
1973
Integran el elenco del film "Argentinísima". Se desvinculan del sello grabador al que pertenecían y firman contrato con MICROFON ARGENTINA, donde registran éste, su primer LP en la nueva casa. Su espíritu, mantener indeleblemente el estilo característico de los Abalos, su ritmo, su profundidad, su alegría. La alegría de un país que cambia, que se decide a marchar hacia su destino... buceando en las profundidades del ser nacional con intensidad. Con los Hermanos Abalos.

*******************************

Los 33 años de
Los Hermanos Abalos

Sello Microfon - SE-396
Año 1973



1. Añoranzas - Chacarera doble (Julio A. Gerez).
2. Zamba de Vargas - Zamba (Hnos. Abalos).
3. Gatito de Tchaikowsky - Gato (Adolfo Abalos).
4. La Equívoca - Chacarera (Ariel Ramirez).
5. Esperanzas - Vidala (Julián Díaz, Benicio Díaz).
6. Chacarera del rancho - Chacarera (Hnos. Abalos).
7. La Ñaña - Zamba (Hnos. Abalos).
8. La Juguetona - Chacarera (Hnos. Abalos).
9. Machascanispa - Bailecito (Hnos. Abalos).
10. La Candelaria - Zamba (Jaime Davalos, Eduardo Falú).
11. Chakaymanta - Chacarera (Hnos. Abalos).
12. Qué bonitos carnavales - Carnavalito (Hnos. Abalos).


*Aporte de Ernesto Roqué.

Los Cantores de Quilla Huasi

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Los Cantores de Quilla Huasi
Primer Disco




*Aporte de Eduardo Arolas.

Jaime Dávalos

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Escuchando a Jaime Dávalos



Antonio Pantoja

1

Etiquetas:

Reacciones: 

Aceptado su origen en las poblaciones quechuas del sur del Perú, la QUENA es tal vez el más importante instrumento musical, legado por aquéllas para el asombro y la inquietud cultural de las generaciones siguientes.
Los formatos y dimensiones en que se han construido las quenas varían en su largo, cantidad de agujeros y materiales empleados. En la actualidad sólo por excepción se utilizan quenas cuyas características no respondan a las comunes del empleo de la caña, el largo de treinta o treinta y cinco centímetros y seis agujeros distribuidos como los de la flauta.
Estrechamente vinculada a la expresión de los pueblos cultores del instrumento, la quena es parte importante de leyendas, ya sean románticas, alegres, tristes y hasta fúnebres.
No es difícil imaginar que el encanto que transmite el sonido de la quena atraiga a quienes nacen en las tierras donde la voz del instrumento campeó antes que la de los Incas. Pocos, muy pocos son los que hicieron escuchar su acento más allá de los lares de origen, tal vez ninguno como Antonio Pantoja.
Pantoja comenzó a tocar la quena a muy temprana edad, y también de pequeño aprendió a fabricar su propia quena. De su natal Ayacucho, (Perú) Antonio Pantoja se trasladó a Lima, donde integró el "Cuarteto de Cámara Incaico", que fuera transmitido por la Radio Nacional y retransmitido por la BBC de Londres.
Luego de su paso exitoso por Europa, Pantoja vino a Buenos Aires en 1941 con el conjunto que actuaba con Yma Sumac, contratados por Radio Belgrano. Desde entonces Antonio Pantoja se afincó en el Río de la Plata, desde donde difundió el arte de su instrumento, con singular propiedad, haciendo sentir en su sonido el espíritu de su raza, su apasionamiento, la nostalgia por su ascendencia, expresando tal vez el mensaje de sus antepasados, para desentrañar el misterio del hombre de Tahuantisuyo.
La dimensión artística y musical que adquiere la quena tocada por Pantoja, hizo que fuera considerado el mejor especialista del instrumento. Unido a su profundo conocimiento del folklore, su espíritu renovador y su personal estilo y enfoque, exalta la creación inspirada de temas como "San Santiaguito", "El Sicuri", tema éste dedicado a los intérpretes del instrumento llamado "Sicu", uno de los aerófonos del Norte Argentino, al igual que la quena, construido con pequeños tubos de mayor a menor tamaño de aspecto y forma similar a los que usaban los afiladores callejeros.
El labrador, una baguala producto de la inspiración de Antonio Pantoja descubre una sorprendente y valiosa faceta de nuestro artista. Pantoja interpreta la baguala con el birimbao, pequeño instrumento que consta de una lengüeta de metal flexible colocada en un sostén en forma de marco metálico, que el ejecutante sostiene en la boca entreabierta, la que hace de caja de resonancia. Esta maravillosa interpretación de Pantoja en birimbao es uno de los más altos exponentes de su completa erudición musical folklórica, que le permite extraer del rudimentario instrumento una melodía grandilocuente.
En "El Chofercito", alegre descripción de un personaje reconocido en el Norte, y "La Cinta Morada", idílica canción de pícaros, y a la vez de ingenuos matices; hay una voz de asombroso ensamble con el conjunto e identificada con la música: es la de Marta Inés Pantoja.
El retorno de Antonio Pantoja a las salas de grabación abre la posibilidad de exponer el fruto de su inquietud de investigador y sus cualidades de intérprete primerísimo en su especialidad.

Texto de contratapa de LP.

**********************

Antonio Pantoja y su Conjunto
Tonodisc Ton-1039
Estereofónico



1. El Labrador (Antonio Pantoja).
2. San Santiaguito (Antonio Pantoja).
3. La cinta morada (I.Argentina) (*).
4. La Honda (Antonio Pantoja).
5. Vírgenes del Sol (Moisés Vivanco).
6. Ofelia (R.González).
7. El Sicuri (Antonio Pantoja).
8. El Chapaco (Antonio Pantoja).
9. El Chofercito (Pizarro Cerrón) (*).
10. Viento en Los Andes (Jorge Montenegro).
11. Tristeza profunda (Tarateño Rojas).
12. Horas de tristeza (Antonio Pantoja).

(*) Canta: Marta Inés Pantoja


*Aporte de Ernesto Roqué.

Mabel Quiroga

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Mabel Quiroga
Me siento feliz

Dedicado a mi padre
Roberto Quiroga




*Aporte de Jorge cuyano.

Los Caballeros de Cuyo

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Los Caballeros de Cuyo
Cuyo es, el templo de los amigos





*Aporte de Jorge cuyano.



Encuentro Cuyano

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Encuentro Cuyano
14 años cantándole a Cuyo





*Aporte de Jorge cuyano.

Raúl Barboza

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Raúl Barboza
Vivencias



Lado A:
01- El camino del alba
02- Hermano riograndense
03- Siempre contigo mamá
04- La cítara y el niño
05- El retrato amarillo
06- Río milenario

Lado B:
01- Chamamé para el nono gringo
02- Colono misionero
03- Vivencias
04- Un beso solamente un beso
05- Serenata hechicera
06- Imágen y sonido


Día de la Soberanía Argentina

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Reseña del combate de
La Vuelta de Obligado
1845 - 20 de Noviembre - 2010

Juan Manuel de Rosas,
otro patriota defenestrado, tergiversado e ignorado
.

Montevideo, donde Rosas pretendía instalar un presidente adicto, la escuadra anglo-francesa, con el abierto apoyo de los portugueses, esperaba el momento preciso para entrar en acción. Las tortuosas negociaciones de los representantes de Buenos Aires con el gobierno inglés desembocaron en la trágica inacción de la flota nacional, que al mando del glorioso almirante Guillermo Brown, bloqueaba el puerto oriental. Fue así que sin disparar un cañonazo o entregar su vida antes que ser derrotado, el almirante tuvo que rendir su pabellón y entregar sus armamentos a la escuadra invasora.

Pocos meses después, y ya sin resistencia, marcharon ingleses y franceses, Paraná al norte, escoltando a más de cien navíos mercantes, dispuestos a hacer buenos negocios en los puertos de Corrientes y Paraguay, que respondían al ideario unitario y reconocían a Juan Lavalle y José María Paz como sus jefes naturales. Rosas se dispuso a la defensa, y suponiendo acertadamente que los invasores no atacarían por tierra a la ciudad de Buenos Aires, encomendó al general Lucio Norberto Mansilla, padre del militar y escritor Lucio V. Mansilla, el diseño de una estrategia de defensa que impidiera el paso por el río Paraná.

Pascual Echagüe, por entonces gobernador de Santa Fe, contribuiría decididamente a la defensa propuesta desde Buenos Aires. Urquiza, gobernador de Entre Ríos, se debatía en la indecisión de saber cuál era su mayor enemigo, si las fuerzas invasoras o el propio gobernador de Buenos Aires. Aún así, combatió del lado de la Confederación.

Mansilla eligió para enfrentar al enemigo un estratégico sitio donde el río realiza una pronunciada curva, en las cercanías de la ciudad de San Pedro, sobre los campos de Obligado, pertenecientes a la familia del conocido poeta Rafael Obligado.

Allí, en una angostura bordeada de amplias barrancas, que determinan in paso de no más de 700 metros de anchura, dispuso el general la instalación de cuatro baterías, dos situadas al borde de la barranca a casi 20 metros de altura sobre el agua y dos en una posición intermedia, todas rodeadas de un espeso bosque. Contaban en total con 22 piezas de artillería, atendidas por un grupo de artilleros navales provenientes de los escasos barcos que, salvados del sitio de Montevideo, fueron desarmados para la ocasión, y con más de 2.000 efectivos de infantería y caballería, entre ellos, el Regimiento de Patricios.

Sobre el río, y extendidas sobre 24 barcazas, se tendieron tres pesadas cadenas, aguas arriba de las cuales se situaron 10 embarcaciones incendiarias. En la costa oeste, el bergantín Republicano y otras dos embarcaciones -Restaurador y Lagos- participaban en la defensa. Esta inteligente y audaz fortificación, cuyos grupos de artillería habían recibido los nombres de Manuelita, General Mansilla, Almirante Brown y Restaurador Rosas, se encontraban bajo el mando de Eduardo Brown -hijo del Almirante-, Álvaro de Alzogaray y Juan B. Thorne, entre otros.

El 20 de noviembre de 1845 la flota anglo-francesa, bajo el mando del capitán Charles Hotham y el francés Trehouart, que contaban con 8 buques de vela y 3 de vapor armados con cien cañones navales y cientos de infantes de marina, pertrechados y entrenados para ir a combatir a Sud África, pero desviados a último momento hacia el Río de la Plata, se enfrentaron con las tropas patriotas.

Se combatió durante todo el día bajo un intenso fuego de artillería, y todo terminó cuando las baterías fueron diezmadas o se acabaron las municiones. Los invasores lograron romper el cerco, dejando sobre la orilla más de 600 bajas entre muertos y heridos, entre éstos Thorne y Mansilla.

La tentativa de lograr la libre navegación de los ríos interiores y comerciar con las provincias, sin pasar por Buenos Aires, recibió una rotunda respuesta beligerante que se tradujo en masivas escaramuzas, como las de Quebracho y San Lorenzo, que determinaron el fracaso de la aventura colonial.

No fueron las armas de aquellos bravíos hombres que lucharon en las orillas de los campos de Obligado, sino su espíritu sin claudicaciones, el que venció en este lugar, donde una cruz y un monolito recuerdan la desmemoria de esta gesta heroica, en aquel día en que el Paraná enrojecido soñó que era sangre y redimiría a sus hermanos costeros por su sacrificio.

Texto extraído del libro “Cancionero Popular Argentino”, editado por Centro Editor de Cultura Argentina, abril de 2000.


*Aporte de Ernesto Roqué.

******************


*********************



Los Hermanos Vega

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Los Hermanos Vega
A mis tierras cuyanas





*Aporte de Alberto Orozco.

Argentino Luna y Omar Moreno Palacios

0

Etiquetas: ,

Reacciones: 

Argentino Luna
Canta: Omar Moreno Palacios
Linda Yunta pa'l Arao






*Aporte de los cordobeses M. y R.

Descendencia de Cuyo

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Descendencia de Cuyo
Tonadita Cuyana al Cielo





*Aporte de Jorge de cuyo.



Conjunto Nuevo Cuyo

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Conjunto Nuevo Cuyo
No me aflojes corazón





*Aporte de Jorge cuyano.

Las Cuerdas de Jorge Guzman con Los Hermanos Soria

0

Etiquetas: ,

Reacciones: 

Las Cuerdas de Jorge Guzman
Cantando Los Hermanos Soria





*Aporte de Jorge cuyano.

Los Arrieros de Cuyo

1

Etiquetas:

Reacciones: 

Los Arrieros de Cuyo
De pago en pago





*Aporte de Jorge cuyano.

******************************

Atención: Nuestra asesora estrella en lo que se refiere a música cuyana, nos hace las siguientes correcciones con respecto a los autores de algunos temas que aparecen en la lista publicada mas arriba...

En tema Nº 2: Me voy, me voy - canción (Guillermo Arbos-Remberto Narváez)
En tema Nº 6: El gato de mi niña - gato (Carlos Vega Pereda)
En tema Nº 7: Alegría de verte - tonada (Santos Flores)
En tema Nº 8: Y canto por no llorar zamba (Tulio Di Nasso-Ricardo Jacinto Ríos)
En tema Nº 9: El carmelitano - gato (Alfredo Alfonso)
En tema Nº 10: En un tiempo fui dichoso - tonada (Popular)

¡¡¡Muchísimas gracias Norma de Cuyo por tu siempre atenta e inestimable colaboración!!!



Juglares del Este

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Juglares del Este
Sentir de Cuyo



*Aporte de Jorge cuyano.

Juan Cuello y sus Cuyanitos

1

Reacciones: 

Juan Cuello y sus Cuyanitos
Mi Saludo





*Aporte de Jorge cuyano.

Los Mensajeros de Cuyo

0

Etiquetas:

Reacciones: 

Los Mensajeros de Cuyo
Todo mi sentir





*Aporte de Jorge cuyano.

Subir

Subir
Volver arriba