Atahualpa Yupanqui

Etiquetas:

Reacciones: 

Atahualpa Yupanqui
Camino del indio

Texto de contratapa

Sobre la alta piedra del macizo cordillerano resuena una armonía reconocible entre la gran voz del viento; fervorizada de sol como para afrontar los repetidos sudarios de la nieve, inadaptada como el aletazo del cóndor.
Pertenece esa armonía al numen de un músico y poeta auténtico y autóctono de la envergadura de Atahualpa Yupanqui.
Del granítico monte ha traído él al llano su queja, su nostalgia o su esperanza, en lengua melódica. Habla, pues, de su propio camino, cuando habla del “Camino del Indio”...

…que anduvo,
de sur a norte,
mi raza vieja...

antes de que se ensombreciera la Pacha Mama (madre tierra). Para anunciar “Una Canción en la Montaña”, una baguala propia, que enriquece de ritmos a la guitarra que él pulsa. Y en su propio canto toma el “Camino a los Valles”, para que los hombres del surco reciban de sus hermanos de las cumbres ese mensaje lírico que, a fin de cuentas, dictan los corazones del alto y del bajo sobre dos similares e ineluctables argumentos: amor y dolor.
En este disco de larga duración, del sello RCA VICTOR, está personificado integralmente el artista genuino que es Atahualpa Yupanqui. Guitarra y canto son sus puras, sus austeras, sus verídicas expresiones. Las mudanzas del viril “Malambo” hallan en él ese seguro intérprete nativo, que en 1950, en París, recibió la consagración internacional en un torneo de folklore.
Recordemos que Atahualpa Yupanqui, comentando sus producciones, ha manifestado, alguna vez, que anhela que sus coplas sean simplemente las de anónimos criollos salteños, tucumanos, riojanos…
El logra, con la sobriedad de su acento, con el laconismo de su cordaje, ese sutil milagro de esconder la personalidad creadora y darle el primer plano al personaje espontáneo de cada página melodiosa. Es un ser innombrado el que invoca el “Viento, viento” por los senderos andinos. Este y aquel otro que entretejen en las vihuelas los preludios de “El Kachorro” o de la “Vidala del Silencio”. El que concita a la danza del carnavalito jujeño con la “Huajra” (nombre de la corneta indígena hecha con la guampa del vacuno).
Quiere ser anónima y libre la voz de “Piedra y Camino”; la de la canción puneña “Cargita de tola”; la de la estrofa tierna de “La Viajerita”.
Por eso llegan tan hondamente a la emoción de los públicos.
Y aunque también quiera darnos la bella ilusión del anonimato el rítmico fraseo que -en aire de vidala- dicen los versos de “Me voy”, hay allí un impresionante sentimiento rebelde que está definiendo el arte de Atahualpa Yupanqui, y vale por su rúbrica:

Si algún pago no me gusta,
me voy!
A mí no me ataja naides,
y las huellas no me asustan

*********************

Atahualpa Yupanqui
Camino del indio

RCA Víctor – AVL-3086
Recopilación año 1957



1. Camino del indio - Canción andina
2. Malambo - Ritmo tradicional *
3. Viento...viento - Canción andina
4. Una canción en la montaña - Baguala *
5. Camino a los valles - Canción
6. El Kachorro (El cachorro) - Gato *
7. Piedra y camino - Zamba
8. Vidala del silencio - Preludio andino N° 2 *
9. Me voy - Vidala
10. Huajra (Huayra) - Carnavalito jujeño *
11. Carguita de tola - Canción puneña
12. La Viajerita - Zamba

(*) Solo de Guitarra

Todos los temas de este LP son de autoría de A.Yupanqui


************************



Duerme, niño indio - Poesía (del libro ''Aires indios'')

*************************

BIEN HAIGA

¡Bien haiga mi chango,
que tiene en el alma
cielito sereno,
frescor de tinaja…!

La cara, los ojos
igual que su mama,
color sol y bronce,
mesmo que su tata.

Pa cuando se duerme
lo envuelvo en mi manta;
le digo bajito
la mejor baguala.

Atahualpa Yupanqui, del libro
Piedra sola - Poemas del cerro


*Aporte de Ernesto Roqué.



Comments (0)

Publicar un comentario

Subir

Subir
Volver arriba